“No te preocupes por las personas de tu pasado, hay una razón por la que no llegaron a tu futuro”.

Inicio 7299 Visitas

No hay que preocuparse por las personas de nuestro pasado, es lo que nos aconseja Paulo Coelho, este afamado escritor brasileño, pues si no llegaron a nuestro futuro es por alguna razón, existe un motivo.

Hay personas que se fueron de nuestras vidas por alguna razón, lo cual no quiere decir que sean malas, simplemente ya cumplieron un ciclo en nuestras vidas, dejando algún tipo de enseñanza.

Lo que si debemos aprender, es que hay cosas o situaciones que no se pueden cambiar, simplemente hay que saber aceptarlas. Es parte de madurar y de crecer como personas.

Otra cosa muy importante a tener en cuenta es, que no se debe rogar amistad ni amor a nadie, son cosas que se ofrecen sin pedirlas, ni mucho menos rogar para que se nos brinden.



Hay que dar las gracias a los que están, y a los que se fueron desearles buena suerte y llenarlos de bendiciones, muchas veces no porque se lo merezcan, simplemente porque hay que tratar de dar lo mejor de nosotros.

Si aun duele la partida de algunas personas, aquí te dejaremos algunos tips para poder seguir adelante sin ellas. 

1- Recuerda los momentos más bellos que compartiste con esas personas, eso servirá como un motor para llenarse de energías positivas.

2- Piensa que existe alguna razón, aunque no logres entender porque fue.

3- Piensa que valió la pena, y toma lo mejor que dejaron en tu vida.

4- Acepta que hay personas que permanecen en nuestros corazones, pero no en nuestras vidas.

5- Hay quienes nacieron para amarse, pero no para estar juntos, por circunstancias, por distancias, o porque simplemente la vida los separó.

6- Y la más importante, la vida sigue con o sin ellos, y ten en cuenta, que el mundo no se detendrá a esperar a que tú sanes tus heridas.



7- Sé valiente en momentos de tormentas y huracanes, cuando pase la tempestad podrás descansar de tantas embestidas que da la vida.

8- Sé paciente, no trates de superar a alguien de un día para otro, todos necesitamos diferentes tiempos para sanar nuestras heridas.

Hay que tener el suficiente coraje para continuar viviendo a pesar de las tormentas y las dificultades diarias. En este mundo hay muchos que solo sobreviven, pero ¿Cuántos son los qué realmente viven? ¿Cuántos son los que se paran, limpian sus rostros y dicen: “no me rendiré”? ¿Cuántos son los qué saben qué quejándose no llegarán a ningún puerto?.



¿Y tú, realmente vives?.

Sí te gustó este artículo, no olvides de compartir y dar like, así tus amigos pueden leerlo también. 

 

Compartir

Comentarios