Gastamos dinero que no tenemos, en cosas que no necesitamos, para impresionar a gente a la que no le importamos

Inicio 2564 Visitas

Hoy en día se vive en una sociedad donde “somos lo que tenemos”, donde el valor de las personas se define por las cosas materiales que posee, existen personas tan pobres, que lo único que tienen es dinero, abundan personas con una pobreza espiritual muy grande.

Se hizo una rutina presumir en las redes sociales lo que se adquiere, los restaurats caros a los que se va, a las fiestas “distinguidas” que se asiste. Compran cosas que no son de utilidad para marcar la “diferencia” y “sobresalir” del resto. Otros se endeudan hasta el punto de perder casi todo por comprar un carro lujoso.

Quienes hacen esto son personas inseguras, superficiales y vanidosas, necesitan llamar la atención a través de su ultima adquisición. Nunca se alegran de los progresos de los demás, solo buscan la manera de superarte en lo que logras para sentirse “ganadores”.

Padecen de una de las enfermedades “más contaminantes” de estos tiempos: “la envidia”.  Algunos en grados más fuertes que otros.

¿Cómo reconocer a estas personas?

1- Cuando les cuentas algún progreso, ellos lo minimizan, lo hacen ver como que cualquiera puede lograrlo.

2- Cuando comentas que tienes un proyecto en mente, una carrera nueva o que realizarás un nuevo emprendimiento, ellos te ponen obstáculos y te hacen creer que no es bueno lo que deseas.

3- Cuando quieres adquirir algún bien, se sienten molestos, sus caras los delatan.

5- Nunca quieren que te vaya mejor que a ellos.

6- Siempre estás “equivocado”, tu opinión al respecto sobre un tema, no es válida, solo su palabra vale. allí demuestran su inseguridad.

7- Solo que ellos hacen sirve.

8- Se sienten infelices cuando a te va mejor que a ellos y tratan de menospreciar tus triunfos.

9- Siempre buscan comprar cosas mejores que las tuyas, y cuando lo hacen te lo sacan a relucir una y otra vez.

¿Qué hacer si en tu círculo de amistades hay alguien así?

1- Lo mejor que se puede hacer es alejarse de ellos, terminan haciéndonos mal.

2- No dejar que su “envidia” nos afecte.

3- No darles la oportunidad de hacernos sentir mal o inferior a través de sus cosas materiales.

4- No les demuestres importancia a sus “ataques” o a sus palabras hirientes. Sonríeles.

5- No le comentes a cualquiera sobre tus proyectos o planes.

6- No dejes que su opinión te incomode, tómalo como de quien viene.

7- No grites tu felicidad tan alto, siempre hay gente intentando derribarte y arrebatarte tu felicidad.

Sí te gustó este artículo, no olvides compartir con tus amigos y de dar like.

 

 

Compartir

Comentarios