“Academicamente me siento deprimida. Profesionalmente, me siento cansada. Personalmente me siento triste. Espiritualmente me siento ahogada. Resumen, quiero un abrazo enorme”.

Reflexiones 857 Visitas

Ha sido un año muy duro para muchos, desde lo económico, sentimental, y de salud…

Esperemos que el nuevo año sea mejor, siempre guardamos esa esperanza, que todo mejore, o al menos que no cambié lo bueno que tenemos.

Siempre albergamos la esperanza de una vida mejor, un futuro más colorido, más lleno de vida y éxitos, desde lo material hasta lo emocional.

Hay días llenos de viento, días llenos de furia, días llenos de lágrimas, pero también existen días llenos de amor, que nos dan el coraje y la fuerza para seguir adelante.

Estamos muy cansados de muchas cosas y esta frase lo refleja de la manera correcta.

“Academicamente me siento deprimida. Profesionalmente, me siento cansada. Personalmente me siento triste. Espiritualmente me siento ahogada. Resumen, quiero un abrazo enorme”.



Academicamente me siento deprimida.

¿Pues quien no se siente un poco deprimido de una manera “académica” a esta altura del año?

Es decir, sentirse “bajoneado” de manera fuerte, intensamente en algunos casos, son épocas donde nos ponemos sensibles, y las cosas nos afectan el doble.



Profesionalmente, me siento cansada.

Es normal sentirse agotados por nuestra profesión, es una época donde hay mayor presión laboral, dependiendo de nuestras profesiones.

Personalmente me siento triste.

Muchos nos sentimos triste, porque hay personas que no llegaron a este fin de año con nosotros, se fueron antes, o simplemente emprendieron otro camino. Podemos sentirnos tristes por tantas cosas…

Espiritualmente me siento ahogada.



¿Cuántos hemos sentido en algún momento que espiritualmente nos faltaba el aire, que no podíamos más?. Son tantas las situaciones que nos llevan a sentirnos así. Lo importante es como superarlo, es como lograr salir de esa situación nada agradable.

Resumen, quiero un abrazo enorme.



A veces no queremos nada, simplemente un abrazo, no deseamos consejos o palabras “mágicas”, simplemente deseamos que alguien nos abrace fuerte y que no nos suelte más.

¿Y tú cómo te sientes en este fin de año?

Compartir

Comentarios