Que feo se siente ese dolor en el pecho, cuando te enteras de algo que no querías saber.

Inicio 6708 Visitas

Sentir ese dolor en el pecho cuando vemos o nos enteramos de algo que es doloroso. que inconscientemente no queremos enterarnos nos causa tantas heridas y cicatrices, y es muchas veces, irremediable no llorar, no podemos contener las lágrimas, ni controlar esa falta de aire y ese dolor punzante y constante en el pecho.

Las heridas van desgarrándonos el pecho y consumiéndonos de a poco, ¿pero qué hacer para evitar un poco el dolor?

Lamentablemente no hay un remedio o una medicina para curar las heridas del alma, ni un antídoto para superar rápidamente estas duras situaciones.

Todo lleva un tiempo, algunas personas necesitan de más tiempo para sanar o simplemente aceptar que hay cosas que no se puede cambiar.

La aceptación es el primer paso fundamental para poder reponerse de una circunstancia dura.

La resignación va claramente acompañada de la aceptación, entender que hay cosas que no se pueden cambiar, hay que aprender a vivir con ellas simplemente.

Todos hemos pasado por situaciones complicadas, duras, algunas hemos logrado superarlas y otras no, solo hemos aprendido a convivir con ellas, pero el dolor permanece a pesar de que el tiempo ya pasó.

El camino a la felicidad

Buscar ser felices es una de las maneras de salir adelante, hay que rodearse de buenas amistades, de personas que nos entiendan, que nos apoyen en nuestros proyectos, que estén durante nuestras derrotas.

A veces no necesitamos personas que no hagan preguntas simplemente necesitamos que nos abracen y nos digan que las cosas estarán bien. Necesitamos menos preguntas y más abrazos.

El amor como sentimiento de sanación.

Este sentimiento, ya sea de pareja, de hermanos, de padres, es una de las mejores formas para sanar poco a poco. Es un sentimiento que nos llena por dentro y nos envuelve por fuera.

Sabrás que te curaste, cuando seas capaz de contar tu historia sin derramar lágrimas.

No permitas que el dolor te transforme en alguien que no eres, y no cometas el error de alejarte de quienes te aman.

Vivir con la mente en el pasado, no ayuda.

Es doloroso aceptar que los recuerdos no besan, que no abrazan, que nos nos llenan, incluso nos dejan vacíos a veces, porque extrañamos a personas que ya no están en nuestras vidas, porque cometimos el error de hacerlas nuestro todo y cuando se fueron, nos quedamos sin nada.

No se puede vivir en el pasado y menos de recuerdos, ese es el motivo por el cual nos cuesta tanto sanar las heridas.

Saber que no volveremos a ver a alguien que hemos amado y continuamos amando, que no no escucharemos su voz, ni veremos su risa, o que no podremos contemplar, es la parte más dura de la vida.

Sí te gustó este artículo no olvides de dar like y compartir.

 

 

 

Compartir

Comentarios